LA FIESTA ES NUESTRA. Se juntan papeles cortados y sin cortar en el club para los recibimientos en el Torneo 2016/17. Acercálos a la sede del Parque y colaborá con la fiesta que hacemos siempre!

OPINION | 27 DE OCTUBRE DE 2016

Cossio, y la increíble historia de la horca en el Palomar



El 27 de octubre de 1946, por la 25ª fecha del torneo de Primera Divisón, Newell’s recibía en el Parque al conjunto azulgrana que terminaría quedándose con aquel certamen, San Lorenzo de Almagro. Corrían tiempos muy diferentes a los actuales, sin televisión de por medio y con la influencia de los clubes denominados "grandes" que llegaba hasta los arbitrajes , conformando una historia tan vieja como conocida llena de favoritismos para los equipos porteños y donde los del interior luchaban contra viento y marea.
Aquel día, tras irse al entretiempo perdiendo por 2 goles, el rojinegro remontaría la derrota en el complemento acompañado por una multitud para llegar al empate por medio de Alfredo Runzer, quien marcaría en ambas oportunidades dejando el duelo igualado 2 a 2. A falta de 3 minutos para que finalice el encuentro, el puntero leproso, Ramón Moyano aludió al arquero rival y marcó el tercer gol que le daba a Newell's una victoria agónica y resonante, pero el juez decidió anularlo por una supuesta posición adelantada que no existió. En medio de la bronca de jugadores e hinchas y aún con los reclamos por el injusto fallo arbitral, San Lorenzo metió un rápido contragolpe que culminó con un gol en contra del defensor leproso Nieres, tras un centro rival al área rojinegra.
Con un partido que a Newell's se lo habían quitado de las manos y pasó del hipotético triunfo a una derrota prácticamente consumada, la gente estalló de furia y comenzó a invadir el campo de juego para agredir a los jugadores rivales y buscar al principal culpable de la derrota hasta el propio vestuario, el árbitro Cossio, quien había logrado escapar a través de un alambrado hacia el Parque Independencia. Ya en la calle y en medio de la desesperación por salir sano de semejante locura, Cossio se avalanzó sobre un auto y cayó al piso, donde fue tomado por los hinchas que desquitaron su bronca con un golpe tras otro. Tal fue el grado de locura y furia de la hinchada leprosa, que llevaron al árbitro debajo de un árbol, donde habían preparada una horca para colgarlo de un cinturón. En el momento de la ejecución, 3 soldados aparecieron para salvarle la vida y dispersar a la gente. Finalmente se supo que el juez terminó con una lesión ósea en la cabeza, conmoción cerebral y heridas cortantes en brazos, piernas y el rostro.
Luego del increíble episodio, la AFA programó lo que quedaba de partido (70 segundos) para el 11 de Noviembre de ese año, donde en cancha de Ferro se consumó la derrota rojinegra por ese famoso 3 a 2.
Tras 70 años, los viejos muchachos de aquellas épocas de fútbol, recuerdan aquel día como lo que fue: una injusticia clásica de los tiempos que corrían que casi termina con una vida

Torneo 2016/17 - Fecha 22


Huracán vs Newell's

Sábado 29/4
Tomás A. Ducó

 

¿Para qué está este Newell's?

Salir campeón

Clasificar a Libertadores

Clasificar a Sudamericana

www.GloriosoNOB.com | "Para Un Leproso Nada Mejor Que Otro Leproso..."