LA FIESTA ES NUESTRA. Se juntan papeles cortados y sin cortar en el club para los recibimientos en el Torneo 2016/17. Acercálos a la sede del Parque y colaborá con la fiesta que hacemos siempre!

ORIGENES | 16 DE OCTUBRE DE 2010

Cuando se fue el patriarca



Hoy se cumplen 103 años del fallecimiento del gran educador inglés Isaac Newell, el primero que unió deporte y educación en un colegio de Rosario y quien trajo el fútbol a esta ciudad en 1884. Hijo de Joseph Savage Newell y de Mary Ann Goodger, Isaac Newell había nacido el 24 de abril de 1853 en la ciudad de Strood, distrito de Taylor’s Lane, condado de Kent, en el sudeste de Inglaterra.
Lector apasionado de Charles Dickens y dotado de un invencible espíritu aventurero, Isaac debió sentirse un nuevo David Copperfield cuando, con sólo 16 años, decidió dejar el hogar familiar para embarcarse en un buque de ultramar rumbo la aventura.
En 1869, después de vencer la resistencia de su madre, Isaac se embarcó junto a unos amigos de su padre que viajaban hacia la Argentina. Cuando, tras un breve paso por Buenos Aires, el barco en el que viajaba el joven Isaac amarró junto a uno de los muelles del naciente Ferrocarril Central Argentino, al comienzo de la calle Entre Ríos, Rosario vivía jornadas de intensa agitación. Días antes había sido vetada la ley que trasladaba la capital de la República a Rosario. Poco después, ante la proximidad de unas elecciones, se balearon en las calles los “picanillas” (liberales) y los del “Club Chocolate” (católicos).
Isaac subió la barranca, caminó por calle Entre Ríos y golpeó en una casona señorial. El dueño de casa era el administrador del Ferrocarril Central Argentino, Guillermo Wheelwright, a quien Isaac le entregó una carta de su padre. Estadounidense hijo de ingleses, Wheelwright era masón como el padre de Isaac, quien le solicitaba en aquella misiva fraternal ayuda para el joven aventurero.
De inmediato, Wheelwright lo hospedó y le consiguió un empleo en las oficinas del ferrocarril, como aprendiz de telegrafista. Isaac se inscribió, además, como alumno del Colegio Nocturno que funcionaba junto a la iglesia metodista, en la esquina de Salta y Progreso, actual Mitre, ambos atendidos por el reverendo Tomás B. Wood. Terminados sus estudios, Newell trabajó como telegrafista en el Ferrocarril, luego en la inspección general del Telégrafo Trasandino, en Villa María, y  más tarde fue jefe de telégrafos de San Luis.
Estando en Villa María, en 1873, recibió la noticia del deceso de su protector Wheelwright y, dos años después, regresó a Rosario. Volvió al colegio de Wood para perfeccionar sus estudios. Allí conoció a Anna Margarita Jockinsen, una bella alumna alemana con la que se casó el 4 de diciembre de 1876.Ambos se recibieron de profesores de inglés en 1878, y trabajaron en el Colegio Anglicano, anexo a la iglesia San Bartolomé, en Urquiza y Paraguay. El mismo año de la graduación, el 26 de mayo, nació el primer hijo del matrimonio: Claudio Lorenzo. Luego nacerían dos niñas: Liliana y Margarita.
En 1884, Isaac y Anna decidieron instalar su propio establecimiento educativo: el Colegio Comercial Anglo Argentino, justamente en la casa donde había sido alojado el joven al llegar a Rosario, 15 años atrás.
Isaac alquiló la casona a los herederos de Wheelwright, hasta que pudo comprarla gracias al primer crédito que otorgó el Banco Provincial de Santa Fe. Como se proponía, al principio, impartir enseñanza primaria, contrató a dos maestras normales, Clemencia y Emilia Saint Girons, con cuyo respaldo el establecimiento pudo funcionar. Isaac formó el cuerpo de profesores con su esposa, con su hija Liliana y Catalina Venzel de Hum, una profesora de piano a quien reemplazaría Ernesto Benítez, pianista y violinista. También fueron docentes el contador Ricardo Edwards, amigo y socio de Isaac, Catalina Dodd (que luego sería la esposa del también docente Claudio Newell), Mr. Noolan, Guillermo Erausquin, Mr. Frigola, M. Cañet y Juan Bautista Hazebrouk.
El emprendimiento de la familia Newell no tenía precedentes: fue la primera escuela de carácter multirracial, multicultural y abierta a todas las religiones que tuvo la ciudad. También fue el primer colegio no católico que ofreció un internado para niños. Además, aunó por primera vez la educación con los ejercicios físicos y fue el primer colegio rosarino con un campo deportivo (al que se llamó Newell’s School y que en 1903 pasó a ser el Club Atlético Newell’s Old Boys).
El colegio era para varones y además de la enseñanza primaria se impartía la comercial de nivel secundario. El inglés representaba una materia importante, en uno y otro ciclo. En sus aulas se formaron, entre otros, hombres de la talla del radical Elpidio González (quien llegó a ser vicepresidente de la Nación entre 1922 y 1928) y del senador electo Enzo Bordabehere (asesinado en el recinto del Senado de la Nación en 1935, durante un tiroteo a su correligionario Lisandro de la Torre).
Precursor de la educación física en las escuelas, Isaac Newell trajo en 1884 desde su Inglaterra natal la primera pelota de cuero y el primer reglamento oficial de fútbol (redactado por la International Board de Londres en 1882), y fue en el patio de su colegio donde se comenzó a alternar el estudio con el deporte, siguiendo la máxima que Domingo Faustino Sarmiento le dio al profesor escocés Alejandro Watson Hutton –pionero del fútbol en Buenos Aires– cuando éste le habló del incipiente balompié: “Enseñe, amigo, aunque sea a las patadas pero enseñe”.
Había nacido el fútbol en Rosario. El entusiasmo de los alumnos por este deporte obligó a que se adquiriera un terreno lindero al edificio escolar donde poder jugar al fútbol “en serio” (el Newell’s School). Luego, los profesores de la escuela de Newell llevaron la novedad al Colegio de los Talleres y al Central Argentine Railway Athletic Club, club fundado por el personal jerárquico inglés del Ferrocarril donde se jugaba al cricket.
Pero en 1899 murió Anna Margarita e Isaac no resistió el embate y enfermó de pena. Al año siguiente, delegó la dirección del colegio en su hijo Claudio Lorenzo, quien años después sería intendente de Rosario (1921), diputado nacional por Santa Fe (1924-1928) y administrador general de Impuestos Internos del gobierno de Marcelo T. de Alvear.
Éste convocó a profesores, alumnos y ex alumnos del colegio con quienes fundó, el 3 de noviembre de 1903 (en el patio del colegio), el Club Atlético Newell’s Old Boys para homenajear la vida y obra de don Isaac.
Sin imaginar que estaba asistiendo al nacimiento de una pasión sin igual, Isaac llegó a presenciar, el 18 de junio de 1905, en la cancha de Plaza Jewell, el primer clásico rosarino, que terminó con el triunfo de Newell’s sobre Central por 1 a 0 con gol de Faustino González, un ex alumno de su colegio. También vio a su club consagrarse campeón de la liga rosarina en 1905, 1906 y 1907.
Finalmente, Isaac Newell, el “Gran Papá”, falleció el miércoles 16 de octubre de 1907, a los 54 años de edad. Su apellido se transformó en sinónimo de una pasión popular que moviliza multitudes y no para de crecer.

Rubén Fraga - Diario El Ciudadano

Torneo 2016/17 - Fecha 22


Huracán vs Newell's

Sábado 29/4
Tomás A. Ducó

 

¿Para qué está este Newell's?

Salir campeón

Clasificar a Libertadores

Clasificar a Sudamericana

www.GloriosoNOB.com | "Para Un Leproso Nada Mejor Que Otro Leproso..."