LA FIESTA ES NUESTRA. Se juntan papeles cortados y sin cortar en el club para los recibimientos en el Torneo 2017/18. Acercálos a la sede del Parque y colaborá con la fiesta que hacemos siempre!

CLASICO 1974 | 2 DE JUNIO

En tu cancha y en tu cara



Después de 71 años de vida, Newell's se relamía con la posibilidad de inaugurar su vitrina y el equipo de Montes se disputaba nada menos que la chance de quedar inmortalizado en la historia leprosa con la obtención de la primera estrella. Un gran campaña en aquel Metropolitano con un plantel de nombres inolvidables y dos victorias importantísimas en el cuadrangular final lo dejaban en una situación de privilegio para el tercer choque de dicha instancia, nada menos que ante el equipo chico de la ciudad.
Como si el destino lo hubiera lo escrito, la oportunidad era inmejorable. El escenario: la cancha del enemigo de toda la vida. El rival: el mismísimo enemigo. La instancia: una final de campeonato. Las chances: con un empata daba la vuelta. Todo presagiaba un acontecimiento imborrable para la historia de la ciudad. Por victoriosos o derrotados, aquellos equipos marcarían un hito para Rosario, con lo que fuese a ocurrir en esos 90 minutos.
El estadio del barrio Lisandro de La Torre se dispuso como cancha neutral, por lo que la masa leprosa ocupó la mitad del mismo, inclusó invadió la tribuna alta que por aquel entonces estaba inhabilitada por encontrarse en pleno proceso de construcción. Pero eso poco importó. La Lepra era local como siempre, aunque dentro del campo las cosas no salían bien y en el complemento el rojinegro se encontraba 2 goles abajo con la sensación de que el sueño se diluía. Ahí fue cuando la esperanza se hizo presente rápidamente en la cabeza de Capurro, que conectó una pelota en el aire y la mandó al fondo de la red tras el segundo gol recibido, para que no se apagara la ilusión. Newell's, se encontraba ahora a un gol de eso que parecía habersele escapado. Entonada por el descuento la Lepra fue adelante en busca de la gloria, que se resguardaba en el botín izquierdo de Mario Zanabria. 
Restaban menos de 10 minutos para el pitazo final. La tensión se palpaba en el aire. Newell's toma la pelota en área propia y parte el contragolpe leproso. Rebottaro abre para Picerni quien desde la derecha pone la pelota a volar al área rival. En el punto penal esperaba Magán, quien de espaldas al arco sin aliento la baja de cabeza y se la sirve como con un guante a Marito. Ahí estaba la bocha, cayendo lentamente a los pies del 10. Zanabria la empalma de lleno con la zurda y la pelota se clava como un puñal en la red. Y allí la explosión incontenible. El delirio rojinegro fue demasiado, y la gente leprosa rompió el alambre para dar rienda suelta a la fiesta en el campo de juego, junto con sus jugadores. El gran héroe de la jornada era llevado en andas frente a los locales que ya dejaban de serlo.
El lugar, las circunstancias y la forma fue la que todo hincha sueña. Fue la situación que cualquier fanático describiría textualmente si le otorgan la posibilidad de elegir como conseguir un título. Fue la primera vez, y como dicen, fue la que más dolió. La Lepra pegó su primer grito sagrado en la cancha y en la cara del rival de toda la vida. Pero no, no fue un sueño. Nosotros la vivimos...

 

 

Superliga 2017/18 - Fecha 8


Patronato vs Newell's

Lunes 6/11 - 19.05 hs
Estadio Presbítero B. Grella

 

¿Estás conforme con la designación de Llop?

No

www.GloriosoNOB.com | "Para Un Leproso Nada Mejor Que Otro Leproso..."